Antecedentes en Chile

Este proyecto está situado en el sector Rural de Río Puelo, Comuna de Cochamó, Provincia de Llanquihue, Región de los Lagos. En nuestro país el 14% de la población chilena vive en territorios considerados rurales, es más relevante aún este porcentaje si hacemos el análisis por regiones, por ejemplo si consideramos el caso de la región de los Lagos este porcentaje sube al 30% aproximadamente. Es importante considerar que la población rural está en disminución ya que existe una fuerte migración campo-ciudad. Entre los Censos de 1992 y 2002 la población rural disminuyó en 205 mil personas (Williamson, 2002) . Por tanto si se considera como paradigma de desarrollo país la descentralización, un elemento importante de analizar son los factores que generan esta migración campo-ciudad. Entre ellos podríamos mencionar la falta de oportunidades educacionales y laborales en estos sectores. El proyecto educativo que estamos gestionando, busca justamente generar oportunidades educativas de calidad y preparación concreta al mundo laboral a partir de las potencialidades locales. Si analizamos los resultados en los indicadores de calidad educativa actual, son siempre más bajos en los sectores rurales comparando estos con los sectores urbanos, siendo más la diferencia cuando los sectores rurales consideran población indígena (Williamson, 2002). Este es un problema claro si es que queremos educación de calidad para todos, independiente de su condición socioeconómica o lugar de residencia. En nuestro país tenemos un sistema educativo con un currículum nacional único, que no considera la sabiduría local tan diversa, sea esta asociada a la vida en el campo, a la pesca, a los pueblos originarios, en general de las familias que viven hace cientos de años a través de la producción de auto subsistencia silvoagropecuaria, que lejos de ser una dificultad para lograr los aprendizajes esperados ministeriales, son un atributo, si se consideran y se valoran. Según Williamson (2002) cualitativamente se produce una discriminación que se expresa en el currículo y en las prácticas pedagógicas, así como en la organización escolar. La discriminación provoca en el estudiante rural una serie de dificultades, como la baja autoestima y la pérdida de identidad, que se desencadenan y se manifiestan en la escuela misma, generando un mayor porcentaje de deserción escolar y repitencia en los alumnos. Los déficit de calidad, las inadecuaciones culturales, la falta de participación social, limitaciones contextuales, etc., aún generan bajos aprendizajes y poca articulación a los desafíos sociales de las comunidades. La situación de la población rural continúa con menores índices de acceso al derecho a una educación de calidad, con pertinencia y participación. El promedio de escolaridad de la población rural, pese a los aumentos de la última década, continúa mostrando una profunda desigualdad respecto de los promedios urbanos. Los años de estudio alcanzan un promedio de 10,3 años en el sector urbano y 6,7 en el rural; el porcentaje de analfabetos, con tendencia a desaparecer en el país, en el sector rural se eleva a 12,2%, mientras en el urbano es apenas de un 2,6%. (Williamson, 2002). La pertinencia curricular aún es relativa, en la medida en que no existen planes y programas propios para estas modalidades de cursos combinados, ni adecuados necesariamente a la diversidad de contextos culturales e interculturales rurales. (Williamson, 2002).